La Vinya dels Artistes rinde homenaje a Viladot con el Poema de l’Home

Comparteix:

Como Pomona

Como Pomona

IMG_9418

Mas Blanch i Jové se suma al centenario del nacimiento de Guillem Viladot

Interpretada por Jaume Farreny, el “Poema de l’Home” parte de la poesía concreta para dibuixar un poema arquitectónico

Mas Blanch i Jové rinde homenaje a Guillem Viladot con la instalación definitiva del montaje escultórico del arquitecto Jaume Farreny, Poema de l’Home, en la Viña de los Artistas. Un ‘poema arquitectónico’ que interpreta la pieza que escribió Guillem Viladot y que se inaugura este sábado, día 16 de julio, en el viñedo de la bodega de La Pobla de Cérvoles, después haber sido presentada en la Seu Vella.

La fiesta inaugural, totalmente al aire libre, consistirá con una cena de pie maridada con los vinos de la bodega Mas Blanch i Jové, la actuación del grupo teatral agramuntino Teatredetics y la música de Lo Pardal Roquer, con una canción creada en homenaje a Viladot.

Las entradas, muy limitadas, se pusieron a disposición del público a 35 euros y también se puede participar en los concursos de Instagram y de Facebook de la bodega Mas Blanch i Jové para conseguir algunas de las invitaciones que se sortean.

Este acto se enmarca dentro de los actos homenaje al artista en el centenario de su nacimiento. Guillem Viladot (Agramunt 1922-1999) se erigió en uno de los máximos exponentes de la poesía experimental peninsular. Había empezado los caminos de la vanguardia poética con trabajos como Els metaplasmes (1959) y Ia-Urt (1960). A partir de ahí, durante la década de los sesenta consolidó su faceta de creador arriesgado, polifacético y rompedor. Esto se puede corroborar en obras como Nuevo plast poemas (1965), donde el injerto de sus poemas con imágenes de esculturas de Leandre Cristòfol se convirtió en la primera edición de poesía experimental del Estado; Pósteres poemas (1968), que presentó al premio de poesía Carles Riba, del que fue excluido por ser excesivamente rupturista; o el libro Poemas de la incomunicación (1970), con el que inauguraría el característico sello editorial Lo Pardal. Todos estos son algunos de los trabajos previos a un evento muy relevante para la historia de la vanguardia catalana: la exposición Poesía Concreta, que en 1971 hizo confluir en la Petite Galerie de Lérida Joan Brossa, Josep Iglésias del Marquet y Guillem Viladot.

El ejercicio propio de la poesía concreta de utilizar las letras como elementos desligados de su componente semántico, incluso fonético, para convertirlas en imágenes, en fenómenos visuales, es una práctica a la que Viladot recorrió con asiduidad . Sus propuestas experimentales siguieron desarrollándose con mucha fuerza después de la exposición del año 1971 y los caminos de investigación se fueron multiplicando.

La Viña de los Artistas de Mas Blanch y Jové fue concebida por Josep Guinovart e inaugurada en 2010 celebra este año su duodécima edición (es el año 11 porque el año del comienzo dedicado a Guinovart fue bautizado como Año 0). Actualmente, cuenta con 14 obras expuestas de forma permanente en medio del pintoresco paisaje de La Pobla de Cérvoles ya partir de este 16 de julio sumará una nueva adquisición.

La obra fue creada en 1972. Viladot confeccionó en formato póster el Poema del hombre, con la colaboración de Josep Iglésias del Marquet. Justo un año después se materializaría en formato libro y se iniciaría la trilogía de trabajos que girarían en torno a este concepto antropocéntrico. En esta obra, la sucesión de letras del abecedario colocadas por parejas -la misma letra del derecho y del revés- genera un espacio entre ellas donde se insertan varias palabras. La primera de estas palabras se piensa en la que siguen toda una serie de palabras que indican partes del cuerpo: desde la frente hasta los pies. Un recorrido vertical, pues, donde las letras incorporan —nunca mejor dicho— la propia carne y, finalmente, la envían hacia la utopía a la que nos invitan las ultimas palabras del poema: pasa, camino, horizonte, luz y libertad. Ahora, alejadas del papel, las letras del abecedario y las palabras que las acompañan se esparcen por un espacio monumental que otorga al proyecto original una dimensión casi teológica. Guillem Viladot, el hombre, y su poema, son línea y pilastra, voz y paisaje.

El “Poema del Hombre” que se inaugura es una interpretación de Jaume Farreny que parte de la “Poesía Concreta” para dibujar un “Poema Arquitectónico”. De la producción ejecutiva se ha encargado Joan Jové Solé, herrero, copropietario de la bodega Mas Blanch i Jové, y el artesano que da forma a las diferentes creaciones expuestas a este espacio tan singular que es La Vinya dels Artistes.

La obra fue previamente presentada en La Seu Vella de Lleida donde fue expuesta de forma temporal. Y es La Vinya dels Artistes, una sala de exposición al aire libre entre viñedos y olivos, el lugar que la acogerá a partir de ahora. El lugar escogido es una pared de piedra seca sobre un campo de cultivo. Las letras sobrevuelan el espacio y, al tratarse de una zona de fuerte marinada, el poema parece bailar con los olivos. Las palabras ojos, nariz, labios, manos, dedos, vientre, sexo, pasa, camino, horizonte, hombre, libertad… Se funden con la piedra, la naturaleza, el cielo, el infinito.

La inauguración que se celebrará el próximo 16 de julio tiene confirmados más de 450 asistentes que también podrán visitar otras esculturas que se encuentran en La Vinya dels Artistes, las obras expuestas de forma permanente en la bodega y una exposición temporal de Guillem Viladot en el Espacio Saó de la bodega.

Comparteix:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Articles Relacionats