Catalunya defensa en Madrid un mecanismo para valorizar y asegurar la conservación de pequeñas parcelas de variedades ancestrales en proceso de experimentación

Redacció

Redacció

MAPA-Gencat01

El DACC y el INCAVI avanzan en la creación de un sistema para la incorporación de variedades de vitis vinífera, de forma rigurosa, eficiente y ágil en el catálogo de variedades vegetales españolas y en el potencial vitivinícola catalán, para asegurar la conservación y mejora de la riqueza y variabilidad genética existente en el país

En la reunión con el Ministerio de Agricultura se ha explicado la necesidad de que Cataluña sea centro validador de variedades experimentales

El DACC también reivindica la solicitud de prórrogas de las autorizaciones de viñedo ante el actual escenario de sequía
 

El Departamento de Acción climática, Alimentación y Agenda Rural (DACC), mediante la Dirección General de Agricultura y Ganadería y la Dirección General del Instituto Catalán de la viña y el vino (INCAVI), ha solicitado en una reunión bilateral con el Ministerio de Agricultura que se apliquen un conjunto de propuestas para agilizar y mejorar la singularización de las producciones vitivinícolas de Catalunya El DACC ha defendido también la necesidad de que el INCAVI se convierta en centro oficial de reconocimiento de variedades con el objetivo de agilizar el proceso de incorporación al catálogo de variedades comerciales de viña, ya que actualmente en el Estado sólo existe un centro reconocido.

A su vez, como demanda de la parte del sector más innovador, se ha planteado estudiar algunos modelos, como el francés por ejemplo, que permite la comercialización del vino que contenga una parte de uva procedente de variedades experimentales. Esta incorporación se regularía y fijaría a través de un procedimiento definido y controlado.

Las directoras generales de Agricultura y Ganadería y del Instituto Catalán de la Viña y el Vino, Elisenda Guillaumes y Alba Balcells, respectivamente, han mantenido esta reunión de trabajo con la directora de producciones y mercados agrarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Ana Rodriguez. Durante el encuentro también se han solicitado modificaciones en la normativa existente para la mejora y agilización del procedimiento actual para registrar una variedad, al tiempo que la incorporación de nuevas tecnologías de identificación.

Incorporación de nuevas variedades Actualmente, existe una fuerte demanda del sector por incorporar variedades de vitis vinífera autóctonas, en peligro de desaparición o desconocidas, con varios objetivos: mantener la variabilidad y riqueza fitogenética; singularizar las producciones de los distintos territorios de Cataluña, y buscar soluciones naturales a los retos del cambio climático.

Esta tendencia se prueba en que en los últimos 8 años se han incorporado más de 12 variedades autóctonas y que en estos momentos se está trabajando para incorporar 7 nuevas variedades ancestrales al potencial catalán. Para apoyar al sector en esta prioridad el INCAVI defiende la capitalización del patrimonio de variedades de viñedos recuperados catalanes como un proyecto prioritario de su Plan Estratégico Horizonte 2025.

Comercialización de uva de variedades experimentales La recuperación de variedades no recogidas dentro del “Catálogo de variedades Vegetales de España” y/o del Potencial vitícola Catalán, implica un gran esfuerzo por el viticultor, que por ahora no puede rentabilizarse económicamente ya que no es posible comercializar la uva obtenida de este cultivo.

Además, todo el procedimiento tarda una media de 15 años desde el momento en que se detecta una parcela, o unos individuos, de una variedad desconocida hasta su incorporación al potencial vitícola de Cataluña. Por tanto, desde el DACC-INCAVI se considera necesario activar un mecanismo que permita reducir estos plazos y el impacto económico de este trabajo de investigación totalmente necesario y enriquecedor del sector.

Medidas para enfrentarse a la sequía

Ante el escenario actual de sequía, se ha aprovechado la reunión para reclamar la petición, que se celebró el pasado mes de enero por carta ante el MAPA, para que soliciten sin demora a la Comisión europea, habilite una nueva prórroga por las autorizaciones de viñedo que caducan este año 2024, y hacerlas extensivas a 2025, tal y como se hizo en la campaña 2023. Asimismo, que se permita renunciar a la plantación evitando la aplicación de las sanciones administrativas reguladas por no ejecutar las autorizaciones de vid en su período de validez.

Comparteix:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articles Relacionats