Bodegas Torres ha presentado hoy martes, día 12 de junio, Purgatori, su primera bodega leridana en el término de Juneda. Con las 200 hectáreas de viñedo en la finca El Aranyó (Subzona Garrigues), y otras 128 hectáreas de viñedo en la finca San Miguel de Tremp (subzona Pallars) Torres se consolida como segundo grupo bodeguero más grande de la DO Costers del Segre.

Miguel Torres Maczassek, quinta generación de la Familia Torres ha asegurado hoy que “con esta nueva bodega, recuperamos el pasado vinícola de esta finca histórica, en la que durante muchos años se había elaborado vino. Queremos rendir homenaje a todos aquellos que nos precedieron en este lugar, y en especial a los primeros habitantes, los monjes que supo ver el potencial vinícola de esta tierra”.

Así presentaba Torres su nueva y primera bodega en la DO Costers del Segre, situada en el histórico Mas d’Aranyó del s.XVIII, en el corazón de Les Garrigues (Lleida). Bautizado con el nombre de Purgatorio (tal como era conocida la masía entre los monjes que allí eran destinados), la nueva bodega afianza el proyecto de Torres en esta zona de larga tradición vitivinícola, que inició hace casi veinte años con la adquisición de una finca de 870 hectáreas.

Construida con criterios de eficiencia energética, la bodega está plenamente integrada en el paisaje y mantiene la estética de la masía original. Es un espacio funcional de 1.800 m², bañado con luz natural a través de grandes ventanales y en el que se han utilizado materiales nobles de proveedores de la zona que imprimen elegancia a la bodega. Dispone de 46 depósitos de diferentes tamaños y materiales para la fermentación y crianza del vino; los de hormigón son únicos, ya que han sido fabricados con una mezcla de tierra de la misma viña con la idea de potenciar la expresión de procedencia del vino. También cuenta con una sala de envejecimiento con capacidad para 400 barricas.

Como homenaje a los monjes de Montserrat que habitaron la masía a partir de 1770 para cultivar la tierra y proveer la diócesis de alimentos, la bodega conecta con la antigua cava subterránea donde estos primeros residentes elaboraban y guardaban su vino. La Familia Torres también ha rehabilitado parte del edificio histórico, convirtiéndose en sala de cata el espacio que los monjes probablemente utilizaban como comedor.

La bodega se estrenará con la vendimia 2018 y se destinará a la elaboración del vino Purgatorio, único vino de Torres bajo la DO Costers del Segre, y que se elabora con las variedades garnacha y la cariñena.

Este es la quinta bodega de la Familia Torres en Cataluña y se suma a las tres del Penedés y a la del Priorat. A Costers del Segre llegó en 1999 y reintroducir el cultivo de la vid. Hoy, Torres cuenta con 200 hectáreas de viñedo ecológico, repartidas entre el valle y las laderas que llegan a los 550 metros en el punto más alto. Se trata de una viña muy cualitativa gracias al clima extremo, típicamente continental, con una gran amplitud térmica durante el verano. Eso, y la falta de agua, favorecen una lenta maduración de la uva que da lugar a vinos de gran intensidad aromática.

Por su clima extremo, la finca es también un excelente campo de pruebas para la experimentación de las variedades de uva ancestrales que ha recuperado el grupo en los últimos treinta años, y comprobar si son variedades, no sólo con alto potencial enológico, sino también resistentes al cambio climático. De entre todas ellas, la Gonfaus es una de las que mejor se ha adaptado a esta finca leridana y por la que se está apostando con diversas plantaciones experimentales.