El reconocido cocinero leridano abre un restaurante pescadería en la avenida Balmes

Los méritos culinarios de Mateu Blanch son muchos y están contrastados. Este chef ha ganado el Premio Jóvenes Cocineros Àngel Moncusí en dos ocasiones (1999 y 2008); fue jefe de cocina de los restaurantes Malena y La Boscana; con Xixo Castaño y Joel Castanyé, respectivamente, como chefs, cuando éstos ganaron la Estrella Michelin.

Ahora, con el Caravista, Mateu se hace empresario y orienta toda su creatividad en el pilotaje del timón de este barco pescadería y restaurante en la avenida de Balmes.”Durante un viaje a Oporto y Galicia con mi cuñado, Pablo Ferreiro y la familia, surgió la idea de montar juntos un restaurante de pescado y marisco donde la frescura del producto fuera la protagonista”, explica el chef empresario. “Podemos ofrecer un gran producto a un precio muy competitivo, y pienso que la simbiosis que genera la pescadería con el restaurante es fundamental”, puntualiza Mateu.

Desde que ha abierto el Caravista, Blanch ha descubierto qué significa hacerse pescadero.”A partir de las once, cuando acabo el servicio de la noche, comienzo a recibir las ofertas de pescado de diferentes proveedores que desde Mercabarna abastecen el pescado del día de diferentes puertos. Antes de ir a dormir, dejo el pedido del pescado hecho. A las ocho de la mañana me llega para que las pescaderas del Caravista monten el mostrador con el pescado y marisco de la casa y otras recomendaciones del día”, detalla el chef. “Lo que sí hemos notado estas primeras semanas es la buena aceptación que tiene, aparte del restaurante, la pescadería el domingo por la mañana, ya que es la única que abre este día de la semana”, puntualiza.

Morro de bacalao con pisto de frutas y verduras; Rape gallego con almendras y Merlot; Escórpora del Mediterráneo con rúcula y tomate; Salmón con salsa gorgonzola; o Ventresca de atún rojo, son algunos de los platos más elaborados que encontraremos en caravista. Una oferta de cocina que también cuenta con opciones carnívoras de proximidad como la media de ternera madurada; Filete de ternera marca Q; o Paletilla de cabrito a baja temperatura.

Pero, los protagonistas al caravista son los peces del mostrador como Merluza, Dorada, Bruja, Rodaballo, Lenguado o Lubina; platos que, según explica Mateu, “se sirven con la guarnición del día que puede ser pimientos del Padrón, patatas panaderas o pisto de frutas y verduras”.

Entre los entrantes fríos: Ostras y Almejas al natural; Punzantes con salsa rosa y romesco; Carpaccio de gambas y algas; la Ensalada “xatonada”, o la original asociación de Anchoas, requesón, cerezas y pan de cristal.

Como entrantes calientes: Gambas rojas “al ajillo”, Calamar “andaluza”, Pop “a feira con cachelos”, Mejillones, Navajas, Berberechos, Almejas a la marinera, Zamburriñas, Gambas de Palamós a la sal, Cocochas de bacalao, Cigalas del mediterráneo, Bogavante a la plancha, “Pescadito frito” de lonja, Langostinos crujientes, Croquetas de calamar “en su tinta”, Sepia a la plancha … todo un mar de posibilidades.

En esta travesía, la tripulación de Mateu Blanch cuenta, además de las dos pescateras, con otras dos personas trabajando en la cocina y tres más en la sala; “Un equipo al que he formado e intento motivar cada día para que trasladen la experiencia Caravista a todos los comensales”, dice Mateu. Caravista está abierto mañana, mediodía y noche de martes a domingo mediodía.

Embajador de la paella y la cocina del aceite en Sudáfrica

Mateu Blanch viajará, entre el 27 de septiembre y el 5 de octubre, a Johannesburgo invitado por la Embajada Española en Sudáfrica en el marco de la celebración de un festival de cocina española.

El leridano impartirá diferentes sesiones de cocina creativa con el aceite de oliva como protagonista, en las escuelas Healthyfood Studio y Prue Leith de la capital sudafricana.

Asimismo, Mateu también hará de jurado en un concurso de paellas. Precisamente, la paella será uno de los platos protagonistas de las demostraciones de Blanch con la presentación de unos originales “langostinos paella”.

Blanch ha hecho ponencias y clases de cocina creativa por diferentes países del mundo, especialmente alrededor de la cocina con impresoras 3D, y por primera vez irá a África.