Costers del Segre renueva su imagen para trasladar “la esencia de modernidad e innovación que caracteriza la DO” según explica su presidente Ramon Farré. Con el nuevo logotipo se reafirma el nombre de la denominación, ante algunas propuestas partidarias de apostar más por Segre o incorporar el topónimo Lleida.

La Denominación de Origen Costers del Segre ha renovado su imagen después de 18 años de mantener el logotipo anterior. “La imagen nueva simboliza la riqueza de la diversidad del territorio en el que conviven vinos de 7 paisajes diferentes, con un origen común: suelos pobres y un clima continental con influencia mediterránea”, según explican los responsables de la denominación leridana.

El nuevo logotipo incorpora el número 7 en su gráfica como sustituto de la letra T y en clara referencia a las siete subzonas de la DO. Un hecho que también cierra, de momento, la posibilidad de reorganizar estas subzonas redefiniendo algunas y reduciendo su número.

La presentación de la nueva imagen tuvo lugar en el Instituto de Estudios Ilerdenses (IEI) con la participación de la vicepresidenta de la Diputación de Lleida y del IEI, Rosa Pujol; del director general del INCAVI, Salvador Puig; del presidente de la DO Costers del Segre, Xavier Farré, y de Pau Llop, diseñador del estudio 131.gd, que ha creado la nueva imagen gráfica.

Xavier Farré explicó que el logotipo presentado era el tercero de la denominación de origen en los 32 años de historia. El primer funcionó desde su creación en 1987 hasta el 2000 y el segundo es el que se ha mantenido hasta ahora. Farré manifestó que la imagen de la barrica “había quedado desfasada después de 18 años y no representaba la esencia de modernidad e innovación que caracteriza la DO ni el estilo de sus vinos”.