Nueva estrategia para la segmentación, zonificación, garantía y promoción para ‘valorar’ el cava

Xavier Pagés, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Cava, desde el pasado mes de agosto, anunciaba este mes de junio un nuevo plan estratégico que «valore» aún más el cava desde su segmentación, zonificación, garantía y promoción. Así, el espumoso de elaboración según el método tradicional, con más exportación del mundo, se reivindicaba como un vino de calidad, moderno y en evolución.

Así, Xavier Pagés explicó que «el Consejo Regulador se ha propuesto mejorar la segmentación de los espumosos que se engloban bajo la Denominación de Origen Protegida CAVA para ofrecer al consumidor mejores criterios de información y de decisión. El Cava es una DO joven que engloba realidades muy diferentes y por ello, además de la segmentación, es necesario crear un sistema propio de zonificación y ordenación geográfica que cuente con un grupo de trabajo del mismo sector, un grupo técnico de apoyo con las administraciones implicadas y también un grupo asesor de expertos de reconocido prestigio internacional». En este sentido, el Consejo espera implantar el nuevo sistema de Zonificación durante el cuarto trimestre de 2020.

Por otra parte, según explicaron los responsables de la DO Cava, «el Consejo Regulador apuesta firmemente por trabajar para incrementar el prestigio del Cava y la promoción de su consumo entre nuevos perfiles de cliente. El principal reto es construir nuevos hábitos: conseguir que se convierta en el acompañante perfecto en cenas, en un aperitivo, en celebraciones o incluso en una bebida de afterwork. Queremos que el Cava genere un «orgullo de mesa», tanto a nivel nacional como internacional «.

Al inicio de su presentación «el Consejo Regulador del Cava hizo un balance positivo del ejercicio 2018. Y explicó que el número de botellas de cava producidas el año pasado fue de más de 244 millones, una dato que marca el cuarto mejor año de su historia.

«Este volumen de expediciones tiene un valor estimado de 1.146,8 millones de euros. De este total de expediciones, un 67,5% se ha destinado al mercado internacional, unas exportaciones que crecen un 1,8% y fijan un récord histórico. Estos datos sitúan el Cava en la primera posición del ranking mundial de exportaciones de DO de «Método tradicional», por delante del Champagne «, destacó Xavier Pagés.

Se constata que, en sólo 10 años, el Cava ha incrementado sus ventas fuera de nuestras fronteras en más de un 25%. El intenso trabajo de las bodegas ha hecho que la popularidad del Cava se dispare en nuevos mercados como Lituania (+ 85%), Polonia (+ 45%) o Rusia (+ 28%) y se mantenga estable en mercados principales como Alemania (+ 2,2%), Estados Unidos (+ 3,2%) o Francia (+ 10,9%). De hecho, las ventas a países de la Unión Europea concentran casi la mitad del total de las expediciones totales de Cava (47,1% del total).

Teniendo en cuenta estos datos positivos, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen CAVA ha elaborado el Plan Estratégico para abordar los nuevos retos importantes que se presentarán en el futuro, así como consolidar su posición como una de las Denominaciones de Origen más importantes del mundo. «La DO Cava se erige como garante de un territorio, un paisaje y un sector económico del que todos debemos sentirnos orgullosos y, al mismo tiempo, responsables», explicó Pagés.

 

Revolución en el mundo del vino con burbujas

El mundo del vino con burbuja está revolucionado desde hace años. En los últimos tiempos se han incremetado las tensiones entre las diferentes maneras de entender la elaboración de espumoso con método tradicional y su comercialización, para hacer de este producto una referencia de calidad.

La DO Cava siempre se ha mostrado conservadora, permitiendo que grandes y pequeños elaboradores funcionen según su criterio, dentro unos estándares de calidad que, fundamentalmente, ponen el énfasis en el origen de la uva (parcelas inscritas en la DO Cava, de ámbito estatal) y una crianza mínima obligatoria de 9 meses; y altas crianzas voluntarias de 15, 30 y 36 meses por Reserva, Gran Reserva o Cava de Paraje.

Otros productores han decidido salir de la DO Cava para dar más singularidad a su producto. Así en 2014, desde la DO Penedès, diferentes cavistas impulsaron el espumoso Clásico Penedès, al margen de la DO Cava. La singulariat de esta nueva nomenclatura estuvo determinada por su uva 100% ecológico, 100% del Penedès (todos son DO Penedès), y 100% Reserva, con 15 meses en botella como mínimo.

Más adelante, en septiembre de 201, un grupo de seis bodegas de la DO Cava, inscribieron en el registro de la Generalidad la Asociación de Fabricantes y Viticultores Corpinnat (AVEC), constituida en julio. Después de registrar la marca Corpinnat, en enero de 2019, los entonces nueve bodegas socios, salieron de la DO Cava alegando que ésta había perdido prestigio. Entre los rasgos diferenciales de esta marca: 100% producción ecológica, vendimia manual, vinificación en la propiedad y crianza mínima de 18 meses.

Tanto en el caso del Clásico Penedès, como en el de Corpinnat, los cavistas que en su momento buscan desmarcarse de la DO Cava, lo hacen desde el segmento alto de los vinos Reserva y Gran Reserva, rompiendo con el cava ‘básico’ de los nueve meses de crianza.