Después de años de inclemencias, 2017 proporciona un volumen satisfactorio

“La vendimia 2017 ha sido buena para la región vitivinícola de Borgoña, tanto en términos de calidad como de cantidad. Después de varios años en los que sufrimos diferentes inclemencias meteorológicas, 2017 ha proporcionado volúmenes para satisfacer el mercado, con vinos que ya son muy prometedores después de esta elegante vendimia “, explican los responsables de esta región.

Desde el punto de vista climático, “después de pasar el invierno acumulando su fuerza, las viñas se aprovecharon plenamente de una primavera muy cálida, con una emboscada a principios de abril, garantizando un avance con respecto al ciclo de crecimiento que se mantuvo hasta la cosecha. Las plantas evolucionaron durante todo el ciclo sin impedimentos y, a mediados de junio, estaban floreciendo antes de ofrecer la uva”.

Durante el verano, la maduración continuó a buen ritmo y, a finales de agosto, se cosecharon las primeras uvas. La vendimia continuó hasta mediados de septiembre. La uva tenía una calidad y sanidad vegetal excepcional y prácticamente no se requería ninguna clasificación.

Fotografía © Aurélien Ibañez

Barcelona-Lyon con Renfe-SNCF, en cinco horas

Para viajar hasta la Borgoña una de las mejores opciones es en tren desde Barcelona hasta Lyon. Un trayecto, que con la línea de Renfe – SNCF en cooperación, hacemos en poco más de cinco horas. Una vez allí podemos alquilar un coche para visitar la zona a nuestro ritmo o conectar con la red local de ferrocarriles. Renfe – SNCF en Cooperación conectan 21 destinos internacionales trasladando al pasajero de centro a centro de las ciudades de Madrid, Zaragoza, Tarragona, Barcelona, ​​Girona y Figueres en España y Perpiñán, Narbona, Béziers, Agde, Sète, Carcasona, Toulouse, Montpellier, Nimes, Aviñón, Aix-en-Provence, Marsella, Valence, Lyon y París en Francia.

Durante todo el año, cuatro frecuencias diarias unen los dos países, que se incrementan en seis en primavera y hasta siete en la temporada en verano, cuando para atender la demanda, la línea Barcelona-París se refuerza con cuatro frecuencias diarias en cada sentido. Las conexiones directas unen Barcelona y París en 6 horas y 19 minutos, Madrid y Marsella en 7 horas y 40 minutos, Barcelona con Lyon en 5 horas y Barcelona con Toulouse en tres.

Fotografía © SNCF

OLYMPUS DIGITAL CAMERA