La pastelera del Antic Forn de Cervera gana la 30ª edición con el pato como ingrediente.

La pastelera Isabel Sitjes Montagut, se convirtió este lunes en la primera mujer que ganaba el Jóvenes Cocineros Àngel Moncusí que reconoce al mejor chef leridano de menos de 30 años. Sitjes sedujo al jurado, tanto en los postres como en el plato salado con pato en tempura. Esta era la 30ª edición.

«Secuencia del pato», como plato principal y «la manzana de mi huerto», de postre, fueron las elaboraciones que le dieron el premio. «Cuando han anunciado que el pato era el ingrediente principal sorpresa, tenía claro cómo trabajarlo. Aunque es un producto que no he tocado mucho, durante el fin de semana ‘entrenando’ para el concurso practiqué y tenía muy clara la pieza. Y decidí que, tanto si me tocaba cerdo como pato, lo marcaría a la plancha y lo haría en tempura «, explicaba Sitjes al saberse ganadora.» Y también tenía clara la guarnición que haría en el plato. Tanto para cualquier tipo de carne como para pescado azul o blanco «, especificaba la pastelera, dejando claro que se había preparado a conciencia para participar y ganar.

Preguntada sobre si la exigencia técnica de la repostería la ha beneficiado, la joven dice que «la pastelería es ciencia exacta, no puedes fallar. Pero, mis compañeros eran cocineros de salado, y pensaba que en este concurso contaría más lo salado que dulce. Sin embargo, estar tranquila y la confianza en mí misma me ha ayudado mucho». «Del Jóvenes Cocineros esperamos que nos aporte más clientes, que eso siempre va bien, y ser más conocidos en Lleida», confiaba la ganadora. «Somos más conocidos fuera», puntualizaba.

Asimismo, Isabel Sitjes quiso añadir: «Sobre todo quisiera decir a las mujeres que podemos concursar y podemos ganar». El Antic Forn de Cervera abre los mediodías de miércoles a sábado. Las noches del jueves ofrece platos en la barra; y elabora unos menús de degustación para cenar los viernes y sábado. «Todo tema asiático catalán, y cerramos los domingos y lunes, porque también tenemos familia y nos gusta disfrutar …», sentencia Isabel. Sitjes fue estudiante de la Escuela de Hostelería y Turismo de Lleida (ESCHOTUR), y su primer puesto de trabajo fue en la pastelería Sucre i Disseny de Alcarràs, con Josep Ramon Casas, profesor de la escuela leridana y presidente de la Asociación ALL Cuiners. «Para mí (Josep Ramon Casas) es como un segundo padre. Todo lo que sé me lo ha enseñado él, es un maestro», decía la joven pastelera todavía emocionada por el premio.

Isabel también fue aprendiz del ex El Bulli y autor del mejor croissant del Estado, Abraham Balaguer, en Girona. A continuación entró en la cocina del restaurante El Celler de Can Roca, de donde tuvo que irse por una lesión en las rodillas. Fue entonces cuando el chef Sergi Ortiz la «reclutó» para trabajar en el Antic Forn de Cervera, un restaurante de filosofía km 0 y sello Slow Food que elabora y sirve gastronomía asiática con producto local.

E. Álvarez y J. Salvador, los otros dos jóvenes premiados

El segundo premio de esta edición del Jóvenes Cocineros fue para Ezequiel Álvarez Barroso de la Escuela de Hostelería y Turismo de Girona, con la presentación de «Canelón de pato con setas y peras» y «Buñuelo de viento relleno de manzana». Por otra parte, el galardón correspondiente al mejor trabajo de cocina fue para José Salvador Miret del restaurante Ferreruela de Lleida. El jurado estaba integrado por Josep Sucarrats, director de la revista Cocina, Arnau Muñío, chef del restaurante Direkte Boqueria y mejor cocinero catalán 2018, Albert Pujols, chef ejecutivo del grupo Hermanos Torres y Ángel Esteve ganador del Jóvenes Cocineros 2018. El jurado técnico de cocina fueron los veteranos: Juan Fernández del restaurante El Celleret del Segre y Salvador Alarí del restaurante Petit català.