Después de haber estudiado Delineación, con 20 años, el joven Gerard Balasch Botargues, hijo de Jordi Balasch (Xalet Suís), decide que su futuro profesional estará en la cocina. Será con Rafael Tugues con quien entrará en el mundo de la pastelería en 2000, para a continuación hacer cocina dulce y salada. Ahora, desde hace unos meses, Gerard ha tomado las riendas en Pardinyes de La Huerta, el otro restaurante del grupo familiar Botargues.

Gerard afronta esta responsabilidad con ilusión y según dice “pienso que desde la cocina tradicional estamos luchando por recuperar el valor del producto de casa. Salir de la cocina más definida, mantenerla pero abrirla a otras posibilidades y a otra gente”. Con esta intención Balasch tiene claro que debe respetar la carta tradicional y habitual de la casa, reconocida por las carnes a la brasa, los caracoles y otras elaboraciones tradicionales, a la vez que introduce nuevos productos y nuevas propuestas para “ampliar el público”. Antonio Lordan, como responsable de sala; y Mariona Botargues, de la administración; completan el actual equipo directivo del restaurante La Huerta.

A pesar de la juventud de Gerard, su trayectoria es amplia y completa. Desde un comienzo, decidió que su actividad en los fogones la iniciaría fuera del restaurante familiar que regentaba su padre, Jordi Balasch. Quería aprender fuera porque volver a casa fuera para aportar algo nuevo. Durante su etapa con Rafael Tugues conoció al también pastelero Josep Ramon Cases (actualmente, Sucre i Disseny de Alcarràs), y al amigo de éste, el sumiller Xavier Ayala que entonces le abrió la puerta a una estancia de seis meses en el Celler de Can Roca en 2003. Al volver a Lleida pasó por las cocinas de los restaurantes Genial y Xalet Suís, cuando fue segundo clasificado del premio Jóvenes Cocineros Àngel Moncusí 2014.

A continuación se dirigió a Huesca, al Lillas Pastia de Carmelo Bosque; y el restaurante de Carme Ruscalleda en Sant Pol de Mar. Después de hacer escala durante un tiempo en casa, el Xalet Suís, el siguiente destino fue el local que había abierto otro joven chef, que llegaba a la cocina después de haber estudiado biología, Gonzalo Ferreruela.

El chef de La Huerta explica que “al irme fuera tenía ganas de hacer cosas diferentes. Me desconecté de la cocina tradicional. En casa, el Xalet Suís ya interpretábamos la cocina tradicional como una nueva cocina más evolucionada. Pero, con Gonzalo vi otra manera de entender esta tradición. Y redescubrí la importancia del producto y el origen que ya habíamos cuidado tanto en casa de manera muy noble y satisfactoria. Gonzalo también, entiendo, ha revolucionado la brasa de cocción directa, con una visión muy clara y personal”.

La Huerta, referente de caracoles y carnes a la brasa, y mucho más …

El restaurante La Huerta cumplió los 50 años el pasado 2016. Desde entonces es referencia en Caracoles a la Llauna, carnes a la brasa y cocina leridana. Ahora, Gerard quiere incorporar nuevos platos y su particular manera de entender la cocina de producto.

Así con las propuestas de entrantes tradicionales Ensalada de tomate y ventresca; Ensalada de queso; esqueixada; Tostadas con escalivada; o Parrillada de verduras asadas; también podemos encontrar los Ñoquis con crema de boletus y nuevos; Ensalada de trigo, con tomates y hierbas frescas; o Sopa fría de cerezas y sandía con langostinos. La Palometa vermella, con bullabesa de sus espinas; el Pollo con foie y gambas; Cazuela de garbanzos con bacalao y espinacas; la Costilla de ternera con salsa de mostaza; o los postres Que li darem … (pasas, higos, miel y requesón), son otras de las especialidades de la casa que encontraremos los 365 días del año.

(Visited 284 times, 1 visits today)