Garnacha de Lagravera, Tempranillo de Mas Blanc i Jové y Cabernet Sauvignon de Terrer de Pallars son las uvas de los vinos base que configuran el coupage del primer Gra de Sorra

Las bodegas leridanas Lagravera de Alfarràs, Mas Blanch i Jové de la Pobla de Cérvoles, Terrer de Pallars de Figuerola d’Orcau, su distribuidor Jordi Hortet de Casa Badio, y la consultoría de comunicación gastronómica Como Pomona presentaron la semana pasada el coupage del nuevo vino Gra de Sorra que, de forma altruista, elaborarán este 2018 en beneficio de Afanoc. El chef y propietario de L’Espurna, Jordi Vidal, ofreció su restaurante para poder hacer una presentación a la prensa de los tres vinos base que cada bodega ha aportado, así como la mezcla final que ha realizado Ivà Gallego, enólogo de Lagravera.

Lagravera ha aportado una Garnacha 2017 que destaca por ser “muy fresca y frutal. Con aromas de frutas rojas, granadas y pimienta blanca muy evidentes dada su juventud, con un tanino muy redondo, bien puesto y goloso “, según el director de la bodega de Alfarràs (Subzona Segrià – DO Costers del Segre).

Por su parte, Mas Blanch i Jové ha hecho un Tempranillo 2.017 “color rubí intenso, muy afrutado. Salen aromas de fruta roja, cerezas y moras. En boca es carnoso, potente, con unas notas vegetales, frutales y un toque de especias final “, puntualizó Sara Jové, propietaria de la bodega de la Subzona Garrigues.

Nuria Bigorra de Terrer de Pallars (Subzona Pallars) explicó que su Cabernet Sauvignon 2017 fue “recolectado a mano, y ha hecho maceración prefermentativa durante cuatro días. Es un vino con frescura y mucha fruta “.

Gallego explicó que el resultado final de este coupage ahora se criará durante unos meses en barrica de roble. Pero que ya podemos constatar que se trata de un vino “con mucha fuerza, carácter meridional y de zona benevolente con horas de sol”.