Cata de seis vinos premiados en Grenaches du Monde, comentada por Ayala

La DO Terra Alta pasó por Lleida para presentar seis de los vinos de esta denominación, galardonados con Medalla de Oro en la última edición de Grenaches du Monde, que acogió este territorio tarragonés. El secretario del Consejo Regulador, Jordi Rius; y el sumiller de Can Jubany, Xavier Ayala; convocaron una docena de distribuidores, y sommeliers locales para probar y comentar los diferentes vinos. El restaurante L’Estel de la Mercè de Lleida fue el escenario del encuentro.

Durante su presentación, Ayala localizó la mayor parte de las variedades de garnacha del mundo en los territorios que, históricamente, formaron la Corona de Aragón (Aragón, Cataluña, Mallorca, Cerdanya, Rosselló …). En este sentido, Rius explicó que la Terra Alta cuenta con el 33% de las hectáreas de Garnacha Blanca que hay en el mundo, un dato que hace de esta uva lo más identitario de la denominación con, incluso, un sello por varietales de Garnacha Blanca 100% Terra alta que registren una alta puntuación en el panel de cata del Consejo Regulador.

Por otra parte, según comentó Ayala, “la garnacha, al tratarse de una variedad muy oxidativa y difícil de trabajar, invitaba a hacer vinos de coupage o elaborar monovarietales jugando con partidas de uva de diferentes momentos de vendimia”.

Los vinos de la cata fueron el vino joven Arrufí Blanc 2017; el también blanco, pero con un poco de madera, 7 Magníficos Rabel de Batea Blanco 2,017; el criado con madera, Somdinou 2015 de la bodega cooperativa de Gandesa; un vino tinto, Els Costums 2.017 de Las Vinyes del Convent, bodega de nueva creación en Horta de San Juan; el vino tinto La Peluda 2016, de la bodega Herencia Altés; y el vino rancio Clot de Encís. Muy buena panorámica de unos vinos que, como no podía ser de otra manera, nos hablan de la tierra, el clima, la uva y la gente de la Terra Alta.