Ascaso es un referente del sector de la pastelería exclusiva, a nivel estatal. Con 127 años de historia, este obrador de Huesca es conocido por crear el Pastel Ruso en los años 70 y convertirlo en un dulce típico de este territorio aragonés e imitado en el resto del país.

Durante el 2017, Ascaso ha finalizado el traslado de su obrador a una nueva nave de 840 metros cuadrados de planta, con catorce salas de producción, ubicada en el polígono PLHUS. La parte superior de las instalaciones, con otros 840 metros cuadrados, están dedicadas a la Investigación, Desarrollo e innovación (I + D + i), y una gran sala polivalente. El nuevo emplazamiento también cuenta con un espacio que hace de recepción, tienda y punto de encuentro para los visitantes que, de forma concertada, pueden visitar esta pastelería. A pesar de contar con la tecnología más avanzada en el servicio de la pastelería, la estirpe que lidera Vicente Ascaso no renuncia a trabajar con las manos unas elaboraciones que mantienen la esencia artesana tradicional y unas materias primas de máxima calidad.

Aparte del Ruso, Ascaso -con tiendas en Huesca, Zaragoza y Madrid; y distribución en el Club Gourmet del Corte Inglés- ofrece un amplio catálogo de referencias: bombones de alta chocolatería (Tops, Laminas, Coso Galán), Dulcey, trufados, macarons naturales, turrones, Castañas del Pirineo (en temporada) …

El origen del denominado Ruso se sitúa a finales del siglo XIX en París. La historia cuenta que Eugenia de Montijo, esposa del emperador francés Napoleón III, pidió a sus cocineros que prepararan un postre especial por el zar Alejandro II de Rusia durante un banquete que se organizaba con motivo de la Exposición Universal de París de 1855. La buena aceptación del dulce hizo que la receta perdurara en Francia con ese nombre. La familia Ascaso conoció el Ruso en el país galo y lo fue analizando y reproduciendo hasta que, en 1974, Vicente Ascaso y su maestro pastelero Antonio Oliván elaboraron su propio pastel con ese nombre. Desde entonces, ha sido la especialidad de la casa y ha pasado a formar parte del recetario regional, tanto en la llanura de Huesca como en el Pirineo.

Sura Ascaso, hija de Vicente, es -junto con sus hermanos y demás familia- la gerente y responsable del negocio y destaca como en los años más difíciles de la crisis “la apuesta por la calidad artesana y las mejores materias primas ha sido definitiva para mantener el nombre y posicionamiento de Ascaso “.

Fotografía ©Gabi Orte/Chilindron.es