La consultora gastronómica Como Pomona ha organizado, entre los días 26 y 28 de octubre, un viaje de prensa para periodistas especializados en enoturismo y enología que, dentro del programa “7 Vinos, 7 Paisajes de Lleida”, han hecho un recorrido por diferentes bodegas localizadas en cada una de las siete subzonas de la Denominación de Origen Costers del Segre.

La iniciativa -que ha contado con la participación de las bodegas de la DO Costers del Segre: Castell del Remei (zona Urgell), Costers del Sió (zona Artesa de Segre), Lagravera (zona Segrià), L’Olivera (zona Valle del Río Corb), Mas Blanch i Jové (zona Garrigues), Raimat (zona Raimat) y Villa Corona (zona Pallars Jussà) – tenía por objetivo promocionar la calidad de los vinos de Lleida y la riqueza enoturística de las diferentes subzonas que configuran la DO Costers del Segre.

En esta primera convocatoria, en el marco de la fiesta, han participado Ramon Francàs (periodista especializado en viticultura de La Vanguardia e invitado del almuerzo tertulia, sobre comunicación y vinos catalanes, que se celebró el sábado en La Llotja), Luis Moreno (Levante de Valencia), Sergi Cortés (Cupatges), Eva Pomares (El Punt Avui), Núria Martí (Pretty Wines), Anna Vicens (Catalonia Today y Asociación Catalana de Sumilleres), Jordi Bes (Ara) y José Miguel Martínez Urtasun (GastroAragón y el Periódico de Aragón).

El press trip ha tenido el apoyo de Turismo de Lleida (Ayuntamiento de Lleida), como organizador de la Fiesta del Vino; y del Ayuntamiento de Tremp que ha participado ofreciendo una cena con vinos pallareses en el marco de la campaña CordeVi. Además, alojamientos como el Parador de Lleida y el Hotel Terradets de Cellers; y restaurantes como el Celler del Roser y L’Espurna de Lleida o el Buenos Aires de Tremp; han colaborado en el programa turístico y gastronómico.

MAS BLANCH I JOVÉ

El programa se inició el viernes 26, con la visita a la bodega Mas Blanch i Jové y su Viñedo de los Artistas. En esta primera etapa, Sara Jové, propietaria de la bodega, junto con sus padres y hermano, guió un recorrido por las diferentes obras de este museo al aire libre. Un relajante paseo en el que los participantes estuvieron rodeados de arte, olivos, viñedos y encinas. Jové alternaba el pequeño relato que esconde cada una de las esculturas, con el concepto de vinos de la casa que empiezan en el trato ecológico de la vid y el procedimiento artesanal de la elaboración.

Una vez en la bodega, Sara comentó que, a pesar de ser una bodega pequeña y familiar, se habían dotado de energía solar para ser sostenibles en todos sus procesos energéticos. Después de probar diferentes vinos en proceso, la joven sumiller y bodeguera explicó los dos vinos Troballa garnacha Blanca (blanco) y Troballa Garnatxa (negro) que fermentan en ánforas. La visita finalizó con la cata de vinos insignia de la casa como los Saó Expressiu o Blanc o los mencionados Troballa.

CASTELL DEL REMEI

A continuación, el grupo se trasladó a la histórica bodega del Castell del Remei, única bodega de la subzona Urgell en el término de Penelles (La Noguera). Tomàs Cusiné, propietario del grupo Castell del Remei, Cérvoles y Tomàs Cusiné; y su director general, Xavier Cepero, explicaron las nuevas inversiones que se estaban realizando en la bodega por un millón de euros, principalmente orientadas a ampliar el servicio de enoturismo “porque la bodega recibe 60.000 visitas al año. Y el restaurante ha servido a cerca de 23.000 comensales “.

Cepero y Cusiné también trasladaron su prioridad hacia la recuperación de los espacios naturales de la finca como una balsa con diferentes especies de patos y otras aves; y el patrimonio arquitectónico como el caso del histórico Castillo y la misma bodega.

Desde el punto de vista de la producción, Cusiné explicó que cada vez son más las parcelas que entran en certificación ecológica e incluso han iniciado el manejo biodinámico, pendiente de certificar, de algunas hectáreas. Durante la visita a las instalaciones, los periodistas quedaron sorprendidos por la nave de bóveda catalana de la bodega y aprovecharon para probar los diferentes vinos del grupo bodeguero.

COSTERS DEL SIÓ

Hacia el mediodía, los hermanos Juan y José María Porcioles, propietarios de Costers del Sió (Balaguer), acogieron al grupo ante las almazaras de piedra del siglo XI que hace unos años que recuperó la bodega. En este emplazamiento, histórica reserva de caza de los condes de Urgell, conocieron de la mano de la enóloga María Mendoza el proyecto del vino Finca Siós (Garnacha y Syrah), vino fermentado de forma espontánea en piedra, para luego hacer la maloláctica en inoxidable y tener un suave paso por madera de segundo uso.

Después de probar este vino de almazara en la misma parcela, los periodistas, bodegueros y resto de equipo disfrutaron de una comida a base de jamón y caña de lomo de los cerdos que se crían en la finca; tomate y perdiz escabechada del coto de la familia; así como de un arroz de conejo que hizo las delicias de todos los comensales. Los vinos del encuentro: blanco Pla de Lledoner, Alto Siós y los espumosos Siós Reserva y Reserva Siós Rosé. Para bajar la comida, antes de salir hacia Castelló de Farfanya, el grupo hizo un paseo por la explotación ganadera de la bodega que incluye cerdos negros, vacas para carne y jabalíes.

 

LAGRAVERA

La siguiente etapa de la ruta fue la viña centenaria que produce la uva de los vinos La Pell de Lagravera, en el término de Castelló de Farfanya. El ingeniero de campo Miquel Garcia explicó cómo, de esta parcela, Lagravera hace años que recupera variedades de uva autóctonas, actualmente desconocidas, y a las que se está dando nombre de la mano del Instituto Catalán del Vino y la viña (INCAVI). Antes de anochecer, el grupo se desplazó a la banda de Algerri del río Noguera Ribagorzana hasta la viña que ocupa lo que durante años fue una gravera y da nombre a la bodega. Por su parte, Sergi Garcia, director general de la bodega, relató a los periodistas cómo han evolucionado de la producción respetuosa con el medio natural, hacia la certificación ecológica, hasta llegar a la producción biodinámica certificada por Demeter. Una vez en la bodega de Alfarràs, la enóloga Pilar Salillas dio a probar diferentes vinos, unos para finalizar y otros ya hechos. El acero inoxidable, la madera y las ánforas modelan unos vinos muy diferentes: Ónra, Mucha Ónra, La Pell … todos hicieron las delicias de los asistentes.

El grupo dejó Alfarràs con buen sabor de boca para llegar a la cena que el Ayuntamiento de Tremp había preparado en el marco del Festival CordeVi que organiza la campaña de promoción A tu Gusto. Alimentos del Pallars.

La técnica municipal y responsable de la campaña agroalimentaria, Dolores Etxalar, presentó la cena pallaresa, elaborada por Marina Pàmpols Teruel (Hostal Restaurante Buenos Aires) y servida por sus hermanas Maribel Pàmpols Teruel y Mar Hernández Teruel en el marco de la campaña CordeVi. Un festival gastronómico respecto del cordero y el vino del Pallars hilo conductor de la promoción del resto de productos agroalimentarios, culturales y turísticos.

La cena contó con las bodegueras y bodegueros Nuria Bigorre (Terrer de Pallars), Jeroen Nagtegaal y Elzeline Van der Hoek (Sauvella), Eva Carmona (El Vinyer), Silvia Roca (Miquel Roca), Josep Garcia Muret (Mas Garcia Muret) y Enrique Vila (Vila Corona) que presentaron sus vinos.

VILLA CORONA

El programa del sábado 27 se inició con la visita a la bodega Vila Corona de Vilamitjana (Pallars Jussà) de la mano de su propietario Enrique Vila. El bodeguero pallarès más veterano de la subzona detalló cómo se abandonó el cultivo de la vid en la comarca después de la filoxera, y como el grupo Torres había incentivado, con contratos de compra de uva, la nueva plantada de cepas en la década de los noventa. Vila, de la primera promoción de enólogos catalanes, explicó su filosofía de los “Llabustes2, hacer vinos varietales de Riesling, Chardonnay, Syrah, Merlot, así como el Tu Rai, coupage de “Morastrel” (como se dice en el Monastrell en el Pallars ), Garnacha Tinta y Tempranillo. El grupo probó vinos haciéndose los depósitos y barricas; así como de acabados en botella.

Hacia el mediodía, el programa se trasladó a Lleida para participar en el almuerzo tertulia “Cómo se comunican los vinos catalanes”, con Ramon Francàs, que se celebraba en La Llotja de Lleida y reunió, en un único maridaje, una selección de doce vinos de Lleida y las elaboraciones de Ramon Tudela (Bonum No Rules), David Molina (Crápula), Samantha Farrés (Bo de Shalom-Davall) y Josep Ramon Casas (Sucre i Disseny de Alcarràs).

Además de las experiencias enogastronómicas, los periodistas pudieron disfrutar del patrimonio monumental de la ciudad con la visita al Castillo de los Templarios de Gardeny o en La Cuirassa (judería de Lleida).

Por la noche, se celebró una cena de cocina tradicional leridana en el Celler del Roser, que regenta Montse Guardiola y donde no faltaron caracoles a la llauna, esqueixada, escalivada y carnes a la parrilla.

RAIMAT

A primera hora de la mañana del domingo, día 28 de octubre, el director técnico de viticultura de Raimat, Joan Esteve, recibió el grupo de periodistas en la finca del antiguo Polvorín Militar, donde explicó el origen de la bodega a comienzos del siglo XX, y como se hacía vino “de un terruño que había sido desértico y aún conservaba el clima continental extremadamente seco”.

En la bodega modernista, obra de Joan Rubió i Bellver, discípulo del célebre Gaudí, el enólogo australiano Mark Nairn, acompañado por la responsable de enoturismo, Judith Porté, dirigió una cata de vinos haciéndose en barrica y otros ya acabados.

Una visita temática a la Seu Vella, bajo el nombre “El Vi de Pedra”, guiada por Olga Paz de Nomon Turismo Cultural y un buen rato en la X Fiesta del Vino de Lleida culminó el programa de la mañana. Después de un creativo menú de maridaje del chef Jordi Vidal en L’Espurna, los participantes salieron hacia L’Olivera.

L’ OLIVERA

El grupo llegó a L’Olivera de Vallbona de les Monges (subzona Valle del Río Corbde la DO Costers del Segre) a primera hora de la tarde y fueron recibidos por el presidente de la entidad Carlos de Ahumada; la enóloga Clara Griera, el responsable de Producción, Pablo Moragas; y el responsable Comercial, Roger Bas. Moragas y Griera comentaron la visita a la bodega con especial atención a la uva que por entonces estaba en proceso de secado con paja para luego ser vinificada como dulce. La ruta por las instalaciones finalizó en la zona de crianza en jarras de arcilla y madera donde se prueban y comentan diferentes vinos en proceso.

Finalizada la visita de la bodega, los responsables de L’Olivera trasladaron al grupo hasta una cabaña de piedra seca en la viña de los vinos dulces. En una caseta adosada, con el calor de la estufa de leña, Bas y Moragas comentaron diferentes vinos tranquilos y espumosos ya terminados; así como explicaron la evolución del macabeo inicialmente criado en barrica; y que pronto pasará a elaborarse en arcilla “buscando algo diferente que dé más mineralidad y terruño”.

Con un último cata de los vinos dulces de esta cooperativa de integración social, finalizó este periplo por las diferentes subzonas de Costers del Segre.