Pagar 420.000 euros por dos barricas de vino con 228 litros cada una para comercializar 600 botellas de vino puede considerarse un exceso. Pero, en la Borgoña, si es de Corton Clos du Roi, Baronne du Bay, y por una buena causa, la cosa cambia. Las dos “pièces des présidents” de la subasta de los vinos de “les Hospices de Beaune”, fueron adquiridas por el Domaine Albert Bichot que envejecerá este vino durante dos años en la misma barrica y las embotellarà hacia el 2019.

La 157a subasta de vino de les Hospices de Beaune, celebrada el domingo 19 de noviembre en la localidad de la Borgoña, ascendió a 13.529.301 euros, una nueva cifra de récord en la historia de esta venta benéfica.

En la edición pasada de 2016 las ventas sólo fueron de 8,4 millones; y fue en 2015 cuando se consiguió una anterior cifra máxima de 11,3 millones de euros. La prestigiosa casa de subastas Christie’s se traslada desde París al corazón de la Borgoña cada año para celebrar un acontecimiento que marca o orienta los precios de los vinos de las diferentes apelaciones de origen controladas (AOC) de la Borgoña.

Las dos “pièces des présidents” que adquirió el grupo de la Borgoña son una anécdota sin embargo, la tendencia del resto de la subasta marca los precios que tendrán los vinos de Borgoña del 2017. El Domaine Hospices de Beaune sacó a la venta, un total de 787 barricas, 630 de vino tinto Pinot Noir; y otros 157, de vino blanco Chardonnay. Todas estas correspondían a 50 “cuvées”: 33 de diferentes vinos tintos y 17 de diferentes vinos blancos.
Dejando de lado las cifras, la gran novedad de este año fue la irrupción en el ambiente y tensión de las subidas de diferentes compradores de 18 países de 4 continentes, vía telefónica e internet.

Las tres entidades que recibirán los 420.000 euros de las barricas presidenciales son La Fundación Tara Expediciones, que estuvo apadrinada por la diseñadora y la actriz, Agnès b y Julie Depardieu, respectivamente; la Federación para la Investigación del Cerebro, con Marc-Oliver Fogiel como valedor; y la Fundación para la Investigación contra el Alzheimer, representada por el cantante Charles Aznavour.

François Poher, recientemente nombrado director de los Hospices de Beaune, comentó después de la primera subasta bajo su mando diciendo: “Un lugar y un momento de muchos contrastes: el ruido de la sala, la alta tensión del ambiente, la tradición y la modernidad del proceso de la subasta, la expectación por los precios. La sala de subastas, como punto central de atención, apoyada por la multitud al aire libre, siguiendo la venta en una gran pantalla, nos ha estimulado a todos “.

Agathe de Saint Ceran, especialista en vino de Christie’s Paris dijo: “El resultado más alto que se ha conseguido este año con 13,5 millones de euros; se debe a una gira de promoción extensa, como París, Londres, Shanghai, Hong Kong, Tokio, Los Ángeles, Burdeos y Pekín. Esta gira también se manifestó con una fuerte oferta durante toda la subasta de seis horas de comercio y coleccionistas privados de 18 países diferentes”. Mientras que el consultor de vinos de la firma de subastas, Jasper Morris, puntualizó que este récord: “Se lo debemos en gran medida al trabajo de Ludivine Griveau y su equipo para producir vinos de alta calidad como ahora. Ha sido un placer degustar este tipo de excelencia a lo largo de 787 barriles que ha sido reflejada en la compra internacional que se ha registrado”.

85% PRIMER Y GRAND CRUS
El 85% del Domaine Hospices de Beaune se compone de Primer Crus y Gran Crus. Los viñedos se encuentran principalmente alrededor de Beaune (Auxey-Duresses, Beaune, Meursault, Monthelie, Pommard, pernand-vergelesses, Chassagne-Montrachet, Savigny-les-Beaune, Volnay, Saint Romain y ahora Santenay). Entre los diferentes crudos hay nombres tan prestigiosos como Beaune Clos des Avaux Premier Cru, Corton Grand Cru, o Bâtard-Montrachet Grand Cru. Los Hospices de Beaune también poseen viñedos en la Cote de Nuits con los Grands Crus Mazis-Chambertin y Clos de la Roche, o en las Mâconnais con las parcelas de Pouilly-Fuissé. La edad media de los viñedos es de unos 35 años.

El área de producción que gestionan los Hospicios es cercana a 60 hectáreas, de las cuales 50 se utilizan para Pinot Noir, el resto para Chardonnay. Los cuvées son a veces a partir de viñedos únicas, ya veces el resultado del ensamblaje armónico de uvas procedentes de diferentes parcelas. Esta es una singularidad del Domaine, que contribuye a la singularidad de la gama de vinos que ofrecen los Hospicios de Beaune.

El trabajo en la viña es realizado por 23 labradores, que trabajan bajo la dirección de Ludivine Griveau, enóloga, gerente, y como dicen en Beaune “régisseur du domaine” desde enero de 2015. Cada viñador es responsable de aproximadamente 2,5 hectáreas de tierra. Respetan su entorno y limitan la producción de sus viñedos para expresar mejor la tipicidad del terruño de cada parcela.

Desde 2008, casi toda la uva se ha producido sin el uso de productos sintéticos, y de acuerdo con los métodos de viticultura biológica. La cosecha se realiza a mano, la uva se transporta en cajas pequeñas al nuevo bodega, donde, desde 1994, se produce la elaboración de los vinos.

En 2012 se realizaron importantes tareas de mantenimiento en la bodega: tablas de clasificación modernizadas, sistema de control de temperatura para los depósitos de fermentación; y, desde 2013, todas las uvas se trasladan a las bodegas por gravedad, lo que permiten el manejo de la uva con menos manipulación, así como mejora sus características organolépticas y su potencial en la bodega de cara a la vinificación.

INSTITUCIÓN DESDE 1443

Las Hospices de Beaune son una institución benéfica que data de 1443 cuando el canciller del Ducado de Borgoña, Nicolas Rolin y su esposa, Guigonne de Salins promovieron la construcción de un hospital en Beaune por los más desfavorecidos. Personas mayores, enfermos y pobres, en general, disfrutaron de un hospital que se construyó con las donaciones de diferentes benefactores, propiedades y viñedos que a lo largo de la historia han sumado hasta hacer de los Hospices de Beaune uno de los mayores “domaines “de la Borgoña.

En la actualidad, el hospital histórico es un museo que atrae miles de turistas cada año. Pero los Hospices Civiles de Beaune también cuentan con modernos centros asistenciales y hospitalarios que se financian con la venta y subasta, desde 1859, los vinos de la bodega. Incluso son solidarios con otros proyectos sin ánimo de lucro y, desde 1945, personajes famosos del mundo de la política, las artes o las ciencias apadrinan las “pièces des présidents”, una o dos barricas que se subastan a beneficio de otras entidades diferentes a los Hospices. La subasta de estas piezas suele ser las ventas más altas y las que generan más expectación.

Fotografías © Hospices de Beaune, Christies